“La amistad es la salsa de la vida”
8 marzo, 2016
Página Web de Patricia Gil Cervera
Hoy es un día especial para mí
13 marzo, 2017
Mostrar todo

Los colores de nuestro paisaje

El hombre necesita ir de un lado a otro para tener la sensación de que se recorre a sí mismo ( Juan José Millás )

El mundo emocional se puede comparar a los colores de los paisajes. Los paisajes son la metáfora de las diferentes situaciones que vivimos. Existe una gran diversidad de paisajes y cada uno está lleno de colores diferentes que crean las emociones y los sentimientos. A su vez, cada sentimiento puede tener diferentes matices y grados de intensidad. No existen sólo colores primarios sino muchas posibilidades de combinación entre ellos , de la misma forma que raramente existe en nuestro mundo emocional una emoción única y pura.

Podemos sentir al mismo tiempo amor y enojo, alegría mezclada con tristeza y añoranza . Todos los paisajes tienen su encanto y su sentido de ser e incluso , en un paisaje tan árido y difícil como el desierto, podemos encontrar belleza y vida. Así el desierto `podría ser una metáfora de la vivencia de una crisis : colores secos, amarillos, ocres, marrones y rojos se suceden en una aparente falta de recursos. No sabemos cuándo finalizará ni si podremos sobrevivir. Afectos como el miedo , la soledad, la pérdida , la incertidumbre, la angustia , la rabia, la añoranza o el coraje….aparecen y tiñen nuestro paisaje. A pesar de todo , es posible aprender del desierto e incluso reconocerle cierto encanto y hermosura. Lo cierto es que quedarse con un solo paisaje sería una pérdida de riqueza. También lo sería anclarse en determinado estado emocional y cerrarnos a los demás sentimientos. Negarse a vivir y a explorar los estados afectivos poco agradables nos priva de crecer y mejorar como personas.

Vivir entraña, por propia definición, el riesgo de sufrir, pero también una posibilidad de explorar, experimentar y aprender a construirnos como personas. Solo los seres inertes no sufren porque no tienen sensibilidad. Se trata de vivir y no de la simple supervivencia. La diferencia reside en la actitud de nuestra historia personal y en el adoptar un modelo de individuo que elige ser responsable de sus elecciones y se hace consciente de la oportunidad que supone vivir.

La vida de todo hombre es un camino hacía si mismo, la tentativa de un camino, la huella de un sendero .  ( Hermann Hesse ) 

1 Comment

  1. Jesús Castelao dice:

    Comparto plenamente lo que expresas en tu reflexión. He descubierto, no hace tanto tiempo, que la felicidad está en crecer, poder mirar hacia atrás y reconocerse como un extraño superado. Y ello se consigue, como dices, no viendo, sino conociendo, sufriendo, interpretando, aprendiendo y, finalmente, haciendo propios los paisajes que nos encontramos en el camino, por áridos que los veamos al principio.

    Permite que aporte yo otra cita oportuna al caso de mi infeliz bienhechor Nietzsche:
    “El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre — una cuerda sobre un abismo.
    La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso.
    Yo amo a quienes no saben vivir de otro modo que hundiéndose en su ocaso, pues ellos son los que pasan al otro lado.”

    Siguiendo con la metáfora de tu artículo, eso mismo quise resaltar yo en su día en unos versos de exaltación de las fragas del Eume, que forman, ya hace tiempo, parte indisoluble de mi paisaje vital.
    Melodía suave cual de madre
    que me arrulla y arregaza
    Armonía verde de luz grave
    que me acoge y sobrecoge
    Sinfonía eterna de serena perfección
    eras, Fraga mía, la música de mi vida.
    Mas ahora, que tus notas interpreto
    en ti me integro y desintegro
    porque músico ya me siento
    en orquesta de agua, madera y viento.

    Pues bien, este año otro pequeño paso adelante sobre la cuerda tendida al aprender a disfrutar y hacer propios los colores, la extraordinaria belleza y mérito ejemplar de la vida en los paisajes dunares. Como tú bien dices también, “la actitud es el camino”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *