Tres minutos con 53 segundos
21 enero, 2015
Amarse a uno mismo
27 marzo, 2015
Mostrar todo

Lo esencial es invisible a los ojos

HABILIDADES SOCIALES Y LABORALES

En esta ocasión quiero compartir con vosotros mi primera experiencia como formadora en habilidades sociales para la integración laboral dirigida a personas con limitación visual y/o auditiva. Si, personas con problemas físicos para ver e incluso para oír con claridad. Sin embargo, mi gran hallazgo ha sido descubrir que hay ciegos que ven y videntes que están ciegos.

El curso tuvo lugar durante la segunda quincena de febrero con una duración de 45 horas. El objetivo fundamental era adoptar nuevas estrategias de afrontamiento para la gestión de conflictos. Mi sorpresa fue mayúscula por varios motivos ;

• El grupo asistente no necesitaba del desarrollo de habilidades para la búsqueda activa de empleo, ni tampoco de demasiadas técnicas para realizar entrevistas de trabajo exitosas, ni tan siquiera de una agenda con acciones concretas y sistemáticas para aprovechar el tiempo, ni  mucho menos, desarrollar la disciplina, la responsabilidad y la constancia.

 • El grupo actúa con autonomía, gestiona y aprovecha su tiempo, tiene formación y experiencia ; son músicos, guías turísticos, contables, gestores de cultura, masajistas.., ya han trabajado anteriormente y algunos continúan en activo, saben prepararse y afrontar una entrevista, son vitales, dinámicos, fuertes, proactivos y sobre todo, aprenden día a día a cuidarse y a protegerse de un medio,  a veces hostil y poco solidario.

Y entonces , ¿ para que este curso ?.

En realidad para que los ciegos y sordos se adapten al mundo de los videntes, para que afronten los prejuicios y barreras psicológicas con las que se encuentran en esta sociedad, para que desarrollen técnicas de negociación y persuasión y nos convenzan ellos a nosotros de que si pueden y si saben desempeñar bien su trabajo. A modo ejemplo y en ocasiones, es el propio entrevistador el que no sabe gestionar sus emociones y se deja llevar exclusivamente por la información que recibe de sus ojos no siendo objetivo en la toma de decisiones.

No existe un perfil o personalidad del ciego, como no existe del vidente, cada uno de nosotros es único e irrepetible pero la dificultad de vivir sin vista , impulsa y ejercita los instintos de supervivencia y protección así como la autodisciplina, autocontrol y fuerza emocional para enfrentar cada día desde la oscuridad.

Os propongo un ejercicio de reflexión ;  10 minutos de oscuridad

Serán suficientes para comprender algunas de  las actitudes y habilidades que necesitaríamos desarrollar si nuestros ojos dejarán de ser nuestros guías. Solo de imaginarlo….¿ verdad ?

Recógete en una habitación, apaga la luz y tápate los ojos. Intenta desplazarte por la habitación, palpa las cosas que hay alrededor para ir reconociéndolas; cama, armario, radio, ropa, sillas, mesas e intenta guardar los objetos que estén fuera de su sitio. Por último apóyate en la pared y pregúntate, ” ¿cómo me siento ? ” , “¿ qué estoy experimentando ?”. Esta experiencia nos puede ayudar a comprender más su realidad.

Es la primera vez , a lo largo de mi trayectoria profesional , que me encuentro con un grupo de asistentes cuya  exigencia, automotivación y compromiso son tan reales y evidentes que me resulta difícil y aterrador pensar que los videntes no logremos verlo para apreciarlo.

Ojalá que este artículo sirva para reaccionar a lo esencial que es invisible a los ojos, ojalá que los empleadores y empresas utilicen todos los sentidos e inteligencias para incorporar estas cualidades y actitudes que tanto se necesitan en el ámbito profesional para prosperar.

A vosotros ,  mis alumnos de este curso,  que amáis la vida, que la valoráis, que sois ejemplo de superación e innovación, mi admiración y mi cariño.

IMG_20150304_184500

2 Comments

  1. Hola Patricia.
    Me ha encantado el artículo.
    En los pocos días que duró el curso creo que todos nos sorprendimos de la personalidad de cada uno de los que participamos y de la forma tan dispar en la que tratamos un mismo problema, pero lo mejor fue comprobar de que manera utilizamos las mismas herramientas emocionales e intelectuales para llegar al mismo objetivo.
    A mi el curso me resultó muy enriquecedor y salí fortalecido, no solo por compartir la experiencia con personas que tienen la misma discapacidad que yo y poder aprender de ellos, también porque gracias a la forma en la que llevaste adelante el curso llegué conocer un poco mejor a mis compañeros y a apreciar aún más el gran esfuerzo que hacemos a diario.
    Desde entonces todos los días me digo algo bonito.
    Muchas gracias por tu generosidad, respeto y admiración. Son atributos y sentimientos que viniendo de ti tienen más valor si cabe.
    Un fuerte abrazo Patricia.

  2. Hola Gonzalo,
    Gracias por tu comentario . Me alegra mucho que el curso te fuera de utilidad. En mi caso ha sido una experiencia llena de lecciones y emociones. Ha sido una placer conocerte y espero nos veamos pronto. Un café, un paseo, un concierto, me encantaría escuchar tú música.

    También para ti un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *